Covfefe…

José Miguel Santibañez Allendes

José Miguel Santibáñez, Profesor Ingeniería Informática Multimedia, Editor de www.Abe.cl

 

Cada cierto tiempo, las redes sociales dan espacio a la risa por las equivocaciones o traspiés “indiomáticos”… Sean los tusunamis del ex presidente y candidato Piñera o el Covfefe de Trump, algunos de ellos terminan con la aparición de neologismos que deben causar más de una reacción en las reuniones de la Academia de la Lengua.

Fue el caso de la “chispeza” de Gary Medel (que al final se determinó que, cuando menos estaba bien formada), o la publicitaria expresión de los “Güiñers” (mezcla muy chilena que formó parte de alguna publicidad de Internet móvil). El “Güiñer”, es aquél que se cree “Winner” (ganador) pero que lo logra aprovechándose de los demás (actitud asociada a la inocente “Huiña”, felino salvaje chileno) y que hoy se asocia, habitualmente a los conductores que adelantan por la berma, o que al llegar a una salida de carretera que está atestada, se van a importunar a los que están más adelante insistiendo en su derecho supremo a salir sin hacer la fila (hábitat habitual: salidas Agustinas y Toesca de Autopista Central o salida rinconada de Maipú de la Autopista del Sol).

Claro que la situación se vuelve un poco más difícil de aceptar cuando el que usa alguna expresión evidentemente errónea (vuelta al tusunami, para no escribir la otra asociada del mismo caballero) como fue el Covfefe de Trump (¿se le habrá caído el celular? ¿habrá pasado un gato sobre el teclado? ¿efectivamente se equivocó al escribir “coverage”) hay quienes insisten en que “sólo unos pocos del círculo íntimo sabemos que significa Covfefe”) o su autor, después de eliminar el mensaje, derechamente interroga a la audiencia con un “¿Quién adivina el verdadero significado de Covfefe?”).

Trump pasa de dulce y agraz en Twitter, desde quienes lo parafrasean como Macron con “Hagamos nuestro planeta grande otra vez”, en referencia al clásico “Make America Great Again” de Trump, pero para defender el acuerdo de París), hasta la amenaza (aún no ejecutada, según entiendo) de presentar una demanda por bloquear usuarios de Twitter, a la vez que usa esa herramienta como canal de comunicaciones cuasi-oficial, la agrupación “The Knight First Amendment Institute”, de la Universidad de Columbia, en Nueva York insiste en la importancia de que, si el canal es considerado un “foro público” entonces todos deben poder tener acceso a él. Eso sí, no indicaron que ocurre con “RealPressSecBot”, una cuenta Twitter, semi parodia- que transforma los mensajes de Trump en imágenes con formato “oficial” (https://twitter.com/RealPressSecBot )

Al menos por ahora, Covfefe ha dado para que muchos emprendedores intenten ganar dinero, sea en la forma de poleras con la palabra impresa, sea con los dominios en Internet asociados. Veremos si llega al nivel de las “piñericosas” o si simplemente se diluye en el tiempo.

Los comentarios están cerrados.

Comentarios recientes