Cambio en el equipo … sale Kaspersky entra Avast

Gerardo Cerda Neumann

Gerardo Cerda Neumann, Director Escuela Informática UNIACC.

 

En comentarios anteriores he compartido la experiencia de usar el antivirus Kaspersky pagado en mi PC personal (https://goo.gl/RCUCPU) y también una versión gratuita de Avast en el PC de oficina (https://goo.gl/7LxGQV). Bueno, llegó el momento del año en que debo renovar mi licencia Kaspersky y la aplicación se encargó gentilmente de recordármelo indicando los días que faltaban 11 días para bajar a una versión de menor calidad.

Hasta ahí todo bien. El problema se me presentó al aceptar ir al sitio Web de Kaspersky para renovar la licencia. Al ingresar se me presentó la opción (en inglés) de contratar la renovación automática del antivirus. Al respecto dos comentarios:

1. Si bien yo leo inglés sin problemas me parece una insensibilidad con el mercado hispano que el sitio Web no esté en castellano. La empresa sabe sobradamente que me estoy conectando desde Chile (por el número de IP) y al menos me debería dar la opción de leer la información en castellano.

2. Mostrar esta opción como primera alternativa me parece muy agresivo ya que en la práctica significa que estoy aceptando que el año siguiente se cargue a mi Tarjeta de Crédito un nuevo pago de renovación sin un aviso previo (ya me ocurrió tiempo atrás). El argumento para esta opción se basa en descuentos en los pagos, lo que me parece bien como cliente, pero pudo haber sido una posibilidad a ofrecer una vez que acepte pagar la renovación.

A raíz de esto decidí probar las bondades de Avast, cuya experiencia inicial paso a compartir:

1. Me conecté al sitio www.avast.com y se me ofreció descargar una versión gratuita como primera opción, además de tener la información en castellano (parece que ellos si saben interpretar los números IP).

2. Al recorrer la página Web encontré las 3 opciones que ofrecen; dos gratuitas parciales y la última, completa, de pago.

3. Opté por descargar el instalador de la versión completa y se me ofreció usarla sin costo por 30 días. Además me pareció muy bien que el instalador fuese pequeño (6.74 MB) y que se descargase en pocos segundos.

4. Luego de unos segundos de revisión se ofreció el menú de instalación en castellano.

5. Decidí aceptar la opción predefinida.

6. El instalador detectó que no tenía suficiente espacio en la partición C: y me permitió cambiar a la D:

7. Luego comenzó la instalación, cuya primera parte demoró aproximadamente 3 minutos siendo indicado el progreso mediante una barra. Al terminar dicho proceso se me dio la posibilidad de ingresar la licencia (cosa que no hice) o seguir adelante.

8. Luego apareció una cláusula de privacidad donde se comprometen a respetar mis datos (no recuerdo haber visto algo equivalente en los otros antivirus que he usado).

9. Luego de detectar mi red y configurar el Firewall me indicó que ya estaba instalado y me dio la opción de hacer un “Análisis Inteligente”, al cual accedí.

10. Dicho análisis incluyó: contraseñas poco protegidas, comprobación de compatibilidad, análisis de virus, software vulnerable, complementos de navegador, amenazas de red y problemas de rendimiento.

Esta revisión detectó el otro antivirus instalado el que opté por retirar manualmente. En todo caso la desinstalación de Kaspersky fue rápida y sencilla lo que fue un buen punto para esa aplicación. Quizás más adelante decida usarla nuevamente.

Los comentarios están cerrados.

Comentarios recientes