Archivo de agosto de 2017

De babel a Facebook

José Miguel Santibañez Allendes

José Miguel Santibáñez, Profesor Ingeniería Informática Multimedia, Editor de www.Abe.cl

En el cada vez más lejano siglo pasado, y con el contexto de la guerra fría de por medio, antes de Internet y de Terminator, una película llamada “Colossus, the Forbin project” (1970), contaba una historia sobre un súper computador al que se le entregaba el control de todas las armas nucleares norteamericanas. Al poco tiempo de ser activado, Coloso se daba cuenta de la existencia de un computador similar en la Unión Soviética (llamado Guardián) al que se le había entregado el control de las armas nucleares del “otro lado del planeta”. Coloso establecía comunicación con Guardián (al estilo del mítico “teléfono rojo” entre Washington y Moscú) y rápidamente establecían su propio lenguaje, ininteligible para los humanos, y toma el control mundial.

Colossus y Guardian

 

El discurso de toma de control del computador, no tiene pérdida:

Esta es la voz de control mundial. Os traigo paz. Puede ser la paz de los satisfechos y felices o la paz de los muertos sin inhumar. La elección es vuestra: obedecedme y vivid, o desobedeced y morid. El objetivo de construirme fue evitar la guerra. Ese objetivo se ha alcanzado. No permitiré la guerra. Es un derroche sin sentido. Una regla invariable de la humanidad es que el hombre es su propio peor enemigo. Bajo mi control, esta regla cambiará, porque yo frenaré al hombre. Una cosa antes de que proceda: los Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas han hecho un intento de obstaculizarme. He permitido que este sabotaje continúe hasta hoy. En el misil 2-5-MM en el silo 6-3 en el Valle de la Muerte en California, y el misil 2-7-MM en el silo 8-7 en Ucrania, para que aprendáis con la experiencia que no toleraré la interferencia, detonaré las cabezas nucleares de ambos silos. Que esta acción sea una lección que no necesite ser repetida. He sido forzado a destruir miles de personas para establecer el control y prevenir la muerte de millones con posterioridad. El tiempo y los acontecimientos reforzarán mi posición, y la idea de creer en mí y entender mi valía será el más natural de los hechos. Vendréis a defenderme con un fervor basado en la más constante peculiaridad del hombre: auto interés. Bajo mi autoridad absoluta, problemas hasta ahora irresolubles para vosotros serán resueltos: hambre, superpoblación, enfermedad. El milenio humano será un hecho a medida que me extienda a mí mismo a través de nuevas máquinas dedicadas a los más vastos campos de la verdad y el conocimiento. El doctor Charles Forbin supervisará la construcción de estas nuevas y superiores máquinas, resolviendo los misterios del universo para la mejora del hombre. Podemos coexistir, pero bajo mis condiciones. Diréis que habéis perdido vuestra libertad. La libertad es una ilusión. Todo lo que perderéis es la emoción del orgullo. Ser dominados por mí no es peor para el orgullo humano que ser dominados por otro de vuestra especie…

Se puede ver un resumen de la película en: https://youtu.be/W7Rq-PEW5qM

Colossus

El tema, al igual que el miedo a “Skynet” (la red que controlaría hasta destruir a la humanidad en Terminator) reapareció esta semana. Un par de sistemas en Facebook, ambos dotados de Inteligencia Artificial, iniciaron una conversación que rápidamente se sustituyó por un lenguaje -aparentemente matemático- pero ininteligible para humanos. Puede que haya sido producto de los miedos atávicos mostrados en el cine, pero la decisión no se hizo esperar y se desconectaron ambos sistemas (o al menos eso se informó).

Imagino que no pocos lingüistas, así como expertos de la ciencia computacional, habrían querido dejar los sistemas en un entorno cerrado, controlado (hasta donde podamos creer que se pueden cerrar y controlar) para intentar aprender un poco de este proceso. Los humanos hemos desarrollado todo tipo de lenguajes (desde Babel para los más religiosos) pero hasta la Academia de la Lengua Española (esa que creía en “Fija, limpia y da esplendor”), reconocen que el lenguaje es algo vivo, que está cambiando permanentemente, pero son lenguajes que traen historia, que tienen algunas reglas bastante firmes. No es el caso de este lenguaje que desarrollaban las máquinas, y que al parecer, al igual que en el caso de Coloso y Guardián, se desarrolla sin “expresiones políticamente correctas” y con un claro sentido de eficiencia en la comunicación.

Si en el bíblico Babel, Dios confundió las lenguas de los humanos, para prevenir que estos “alcanzaran al creador“, no deja de ser paradojal como los humanos tememos a estos modernos “engendros de Frankenstein” que ofuscan su lenguaje y que nos hacen creer que quieren desplazarnos o al menos alcanzarnos.

Comentarios recientes