Archivo de mayo de 2016

Felicitaciones a AVG por un buen diseño de interfaz

Director Escuela Informática de Universidad Uniacc

Mg. Gerardo Cerda Neumann Director Escuela Informática de Universidad Uniacc

 

 

En un comentario anterior compartí con ustedes que tuve problemas para instalar una versión licenciada de Kaspersky (http://goo.gl/5V6NcP) y que por eso tomé la decisión hace un año de utilizar versiones gratuitas de antivirus (http://goo.gl/s9EZry). Bueno, en esta ocasión quiero comentar la experiencia que tuve hoy al estar trabajando en el PC de mi casa que tiene instalado el antivirus AVG.

Ocurrió que se desplegó un mensaje Pop Up indicando que debía instalar una actualización. Al aceptarla comenzó la instalación con la indicación del avance de una barrita vertical que crecía en proporción al tiempo transcurrido. Hasta aquí todo normal.

Lo que consideré interesante fue que AVG aprovechó el tiempo de instalación explicando mediante 4 ventanas sucesivas la interfaz del software.

 

Dichas ventanas las muestro a continuación en secuencia:

Seguir protegido es fácil


El color de un círculo 

 

Un círculo incompleto

 

 

Yeso es todo!

Si ustedes están pensando “pero que cosa más obvia, se entiende perfectamente, ¿dónde está la novedad?” entonces significa que las interfaces cumplen su objetivo al 100%.

Debemos recordar que las aplicaciones masivas como los antivirus no están diseñados para usuarios expertos como nosotros sino para gente “común y corriente”. Con esta frase no quiero ser peyorativo con las personas que usan software sino todo lo contrario, quiero destacar un diseño de interfaz simple, bien hecho y efectivo.

Bravo por AVG!!!

Nuevamente, cambio de hora

José Miguel Santibañez Allendes

José Miguel Santibáñez, Profesor Ingeniería Informática Multimedia, Editor de www.Abe.cl

El próximo fin de semana, volveremos al proceso de cambio de hora, y por más o menos tres meses, estaremos en el “horario que nos corresponde”.

Me atrevo a decir que la medida genera apoyo y rechazo, pero deja a pocos indiferentes. Entre quienes la apoyan, están los que tienen niños que van al colegio, muchos de los que tienen que salir a trabajar con varias horas de anticipación para cruzar la ciudad de lado a lado, e incluso los que sienten que “es lo correcto, dado el huso horario”. Entre quienes la rechazan, están los que tienen hijos muy chicos que aún no van al colegio (y que “alcanzan a verlos despiertos al llegar a casa”) y quienes obsesivamente necesitan tener todos los relojes a la hora correcta. Y eso sin olvidar a todos los que van a tener muchos problemas por la sincronización de agendas electrónicas…

Hoy, casi todo equipamiento tecnológico incluye un reloj (y a veces más de uno). Desde vehículos, pasando por celulares, computadores y varios de los aparatos de línea blanca, hasta, por supuesto, los meros relojes. La lista de un obsesivo que conozco incluía hasta viejos reproductores de cintas de video (VCR). Hoy, además hay que incluir una variedad de dispositivos médicos (glicemia, presión, etc.)

Lo que resulta curioso, es que varios de los dispositivos (celulares, Tablets, computadores, televisores inteligentes) deberían ser reconfigurados automáticamente. Cuando empezaron a jugar con esto del cambio de hora, el ministro de entonces (Golborne) sostuvo que bastaba “cambiar un parámetro” y todo quedaba listo… En teoría todos los teléfonos inteligentes (la gran mayoría de los celulares, ya lo son) así como computadores y Tablets (hasta televisores inteligentes) deberían tener una configuración simple que lo mantuviera actualizado. El problema es que esa “actualización” debe ser aceptada, descargada e instalada en todos y cada uno de los equipos… y como en cada año se hace en un periodo diferente, el que no es informado hasta ya iniciado el año, los grandes proveedores de sistemas para el hogar (Microsoft para computadores y Google/Apple para celulares, tablets y tvs) en su mayoría ya se olvidaron de crear esas actualizaciones (sobre todo después que un año se cambió dos veces la entrada en vigencia del horario de invierno).

La “novedad” para este año, fue el anuncio de que se enviará un mensaje actualizando celulares (un SMS de nivel 0), que es el tipo de mensaje con el que el celular inteligente (Smartphone) es capaz de reaccionar a situaciones como descargas de apps y otros. Pero no es tan claro que vaya a funcionar… mal que mal, desde hace meses (marzo) que debió cambiar la hora, y no pocos celulares hicieron el cambio. En mi caso, mi celular indica que estoy en Brasilia (UTC -300) porque si pongo que estoy en Santiago (UTC -400) se cambia la hora de inmediato… Lo mismo con mis computadores.

No sé si queda algo de la justificación inicial para el cambio de hora (el ahorro de energía), si quedan razones de lado y lado de padres que se preocupan por sus hijos.

La casi “Guerra Civil” en el Cine Hoyts

Director Escuela Ingeniería Informática de Universidad Uniacc

Mg. Gerardo Cerda Neumann Director Escuela de Informática de Universidad Uniacc

 

 

El título del comentario parece hacer referencia a la última película de Marvel “Captain America: Civil War” estrenada el jueves recién pasado en nuestro país. Efectivamente así es.

Claro que en este caso no me referiré a la estupenda película dirigida por Anthony y Joe Russo (http://goo.gl/aQeid5) si no a las consecuencias de lo que ocurrió antes de poder verla en la noche del sábado 30 de abril en el Cine Hoyts de Estación Central.

La explicación es la siguiente: tomé la decisión de contactar a Cine Hoyts para agradecer la gestión de uno de sus empleados para desarmar la casi “guerra civil” que se suscitó por la negativa de la persona encargada de los estacionamientos para dejarnos entrar.

Cuando quise enviar un e-mail al Cine Hoyts para agradecer y destacar la ayuda del Señor Claudio Aránguiz en un principio no me fue posible.

Lo que hice fue buscar un correo de contacto en el Sitio Web del cine para hacer llegar el mensaje. Lo encontré al final de la página Web del Cine bajo el título de “Sugerencias o reclamos”, hasta aquí todo bien.

 


Sin embargo al seleccionar dicha opción con gran sorpresa descubrí que lo que ocurría era que se trataba de instalar el software de Outlook.

Esta consecuencia significaba que quien desarrolló el Sitio Web utilizó la instrucción “mailto:sugerencias@cinehoyts.cl”. Sinceramente me sorprendió mucho un error tan básico. Es decir, suponer que el equipo de quien envía el mensaje está configurado con Outlook es correr un tremendo riesgo. Lo que se debe hacer, y se recomienda desde hace muchos años, es preparar una página de contacto donde el visitante se identifique y escriba el mensaje que desea.

Curiosamente revisé el Sitio Web de Cine Hoyts de Argentina y ahí si lo tienen preparado. Sería recomendable que compartieran dicho código con sus colegas chilenos para facilitar la interacción con sus clientes … digo yo.

Ahora bien, ¿por qué tomé la decisión de agradecer al empleado ya mencionado?

Los hechos fueron los siguientes: llegué al cine a las 21:35 con mis hijos, mi hermano y un amigo que iba con su hija. Al tratar de entrar al estacionamiento desde la calle exposición nos encontramos con el ingreso bloqueado y un cartel que indicaba que este se cerraba a las 22:00. Al preguntarles por qué no nos dejaban entrar, las personas a cargo nos indicaron que “la Jefa” les había informado que lo cerraran a las 21:30, pese a que el cartel indicaba las 22:00 como plazo máximo. Les pedí permiso para hablar con esa persona dejando a mi familia y amigos en el vehículo. Después de varias llamadas telefónicas llegó “la Jefa” y me indicó que ella tenía instrucciones de parte del Cine de proceder así. Le pregunté si podía consultar en el Cine y me dijo que sí. Fui rápidamente al cine ya que el tiempo seguía avanzando y la película empezaba a las 22:00. En el pasillo de entrada encontré al Señor Claudio Aranguiz a quien le expliqué la situación. Le extrañó mucho ya que el Cine tiene un contrato con el estacionamiento y fruto de él los clientes tienen derecho de usar el lugar pagando un precio especial. El Señor Aranguiz gentilmente me acompañó a conversar con “la Jefa” y la encontró a la entrada del lugar, donde ya se habían reunido al menos 8 personas más, todas con la intención de entrar y con la consiguiente molestia provocada por la negativa de esta persona.

El Señor Aranguiz le solicitó que nos dejara ingresar a cambio de pagar la totalidad del servicio. Finalmente, luego de insistir varias veces “la Jefa” aceptó abrir la entrada y se solucionó el conflicto generado al no respetar el cartel puesto por ella misma. Todas las personas pudimos entrar, pagar el servicio de estacionamiento y disfrutar la película.

Es decir que todo tuvo un “Happy End”, casi igual que en la película.

PD: al revisar el código ya mencionado pude identificar el e-mail que andaba buscando, es decir sugerencias@cinehoyts.cl y me fue posible enviar el agradecimiento.

Comentarios recientes