Archivo de junio de 2013

Una entrevista con la historia de la Informática en Chile

Gerardo Cerda Neumann

Gerardo Cerda Neumann, Director Escuela de Ingeniería Informática Multimedia UNIACC.

Este miércoles 12 de junio tuve la grata oportunidad de entrevistar al Profesor Alejandro Covacevich Vieira.

Alejandro, Ingeniero Civil Químico de origen, comenzó a trabajar con “la computación” en el mítico “Lorenz” (1, 2) allá por el año 1968. Esta entrevista resume parte de estos 45 años dedicados a la Informática.

Además de conversar de sus experiencias vimos cuales son las habilidades que los Informáticos deberíamos desarrollar. ¿Cuáles son? Les sugiero que vean la entrevista completa en:

(1)  Pueden consultar la historia de ese computador en:

http://dccuchile.blog.terra.cl/tag/standard-elektrik-lorenz/

(2)  Pueden bajar una historia más detallada en:

http://www.cos.ufrj.br/shialc/content/docs/shialc_2/clei2012_submission_185.pdf

¿Felices y Forrados?

Jose Miguel Santibanez

por José Miguel Santibáñez Allendes, Profesor de la Escuela de Ingeniería Informática Multimedia. Publicado también en: abe.cl.

¿Será posible que, por una vez, estemos sufriendo un exceso de información? El caso de Felices y Forrados, en mi opinión, debe ser analizado desde varias perspectivas (más de las que se pueden abordar en una columna).

Partamos por los hechos más básicos: un grupo de emprendedores decide que la promesa inicialmente hecha por José Piñera, respecto de que las AFPs iban a proporcionar mejores pensiones que el sistema antiguo, es una promesa válida y que si las personas están obteniendo malas pensiones (el promedio del mercado, estaría cerca de los $150.000.- según lo informado por la asociación de AFPs) entonces la culpa no es ni de la falta de esfuerzo de los trabajadores, ni de la economía (local o internacional) sino de los malos análisis que las propias AFPs hacen del devenir financiero. Por lo tanto, ellos y por una módica cuota mensual, hacen recomendaciones a sus seguidores, para utilizar el sistema en beneficio propio, moviendo los fondos de manera de maximizar la utilidad de cada persona. Y en particular, durante el último periodo han hecho varias recomendaciones que, serían esencialmente correctas, pero habrían producido graves efectos en el mercado, al punto que el gobierno anuncia un proyecto de ley, que ralentice el proceso de cambio en los multifondos, para evitar que estos cambios vuelvan a tener el mismo efecto.

Como el análisis económico no es lo mío, recurrí a un amigo, economista doctorado en Harvard que consultado al respecto me dice que, primero que nada, los consejos de Felices y Forrados, son apuestas sobre lo que va a suceder en el mercado. Por lo mismo, si bien sus consejos han resultado básicamente correctos (es decir, el análisis que hicieron, si se cumplió) no le pueden apuntar siempre. Pero -y aquí está la madre del problema- existe, además un peligro evidente de que el consejo sólo resulte de verdadera utilidad para los primeros en ponerlo en práctica y los últimos -aún haciendo lo que se les recomienda que hagan- pueden perder dinero (según yo entiendo, por el efecto que tiene en el mercado accionario, la venta masiva de documentos).

Pero desde la perspectiva informática, aparece otro problema: Si la información es esencialmente correcta, pero los efectos de hacerla masiva, pueden causar daños colaterales ¿debe ser transmitida?

El caso de Felices y Forrados es puntual en este momento. El gobierno anuncia que se enviarán proyectos de ley que eviten un resultado similar. Por su parte los que están detrás de Felices y Forrados, anuncian que crearán su propia AFP para demostrar que el sistema puede funcionar bien. Pero las preguntas sobre los efectos de la información siguen presentes. Muchos análisis éticos, se pueden resumir en las tres preguntas atribuidas a Sócrates (triple filtro): ¿es correcto? (¿estás seguro de lo que vas a decir?) ¿es bueno? (¿me vas a contar algo que mejore mi situación o mi impresión del aludido?) ¿es útil? (¿estás seguro que me va a servir el saberlo?) En el caso comentado, en principio se aprueban todas las preguntas (reitero el comentario de mi amigo: era una apuesta, y el análisis resultó correcto; pero no había como garantizar el resultado). Si la información hubiese sido transmitida a unos pocos (como ocurrió en los primeros meses de funcionamiento de Felices y Forrados, el resultado no habría tenido efectos negativos (casi lo que ocurre con la “información privilegiada”)), pero al ser masivo, tiene un efecto colateral, que habría que incluir en el análisis… Hoy el mundo de mercado globalizado, parece tener una piedra de tope en cuanto a las recomendaciones que se pueden dar, o la información que se puede transmitir.

Cuando los fans NO son el problema

por José Miguel Santibáñez Allendes, Profesor de la Escuela de Ingeniería Informática Multimedia. Publicado también en: abe.cl.

En plena era de las redes sociales, se espera que las empresas generen estrategias que permitan aumentar el número de seguidores on-line del bien o servicio ofrecido, que compartan sus experiencias y que, como resultado, las ventas se incrementen. Esa es, al menos, la base fundacional de casi todos los actuales diplomados y postítulos en el área del marketing digital. Muchos de ellos, incluso alientan a los clientes disconformes a plantear sus inquietudes con un objetivo doble: por una parte canalizar el descontento (evitar que se acumule) y por la otra, demostrar que, como toda organización humana, pueden equivocarse, pero lo reconocen e intentan enmendar el rumbo.

Sara Rosso, es el tipo de fanática que muchas empresas quisieran tener. En el caso de ella, adora la Nutella (una crema de chocolate avellana) y después de años de fanatismo, se preguntó ¿por qué no hay un día para celebrar el agrado de comer Nutella??? Y pasó del pensamiento a la acción e impulsó la creación del “día mundial de la Nutella” (World Nutella Day), a celebrarse los 5 de febrero de cada año, e invitando a los fans a compartir sus historias “de amor” con Nutella… luego de 7 años, tiene más de 40.000 “Me Gusta” en facebook junto a más de 7.000 seguidores del día de la Nutella, que demuestran que su idea prendió rápidamente… Incluso, a llegado a obtener cobertura periodística de los principales medios en USA (CNN, ABC, NBC).

Y como buena fan, lo hace sin fines de lucro… aunque probablemente alguien habrá sugerido que Ferrero, los productores de Nutella debieran mandarle un frasco cada año, para celebrar el incremento de ventas que ese día supone.

Por eso fue noticia, cuando se supo que los abogados de Ferrero habían enviado una carta instando a terminar con el “día de la Nutella” y toda referencia a su marca o imágenes, bajo amenaza de iniciar un juicio contra Sara… Lo que desencadenó la conocida “horda furiosa de las redes sociales”, quienes amenazaron con casi todas las penas del infierno si les cancelaban el día… El llamado era a que el día de la Nutella estaba en peligro y había que salvarlo (casi recordando las películas de “salvemos la navidad”).

Al final, Ferrero se disculpó, y agradeció no sólo a Sara (“devoted and loyal fan”) sino a los seguidores por su lealtad con el producto. Insistieron que todo surgió como parte de un procedimiento estándar de vigilancia de marca, eso si, le solicitan a Sara que en su sitio y artículos sea muy clara en indicar que el “día mundial de la Nutella” no es una actividad oficial de la marca…

En plena era de las redes sociales, creo que es un incidente interesante de estudiar. Entiendo que hay marcas, como Coca Cola, que dan su beneplácito a que fans (o no fans, sino inversionistas) saquen toda clase de productos (que no compitan con el propio) con el logo de su marca. Lo consideran una publicidad gratuita para el único producto que les interesa vender (en el caso de Coca Cola, sus bebidas). Otras, como Sony o, claramente, Ferrero, desean mantener un control total sobre el cualquier posible uso de sus marcas. La pregunta final es si eso es razonable, o derechamente un error, al menos en el mundo virtual. Recuerdo ahora, situaciones donde el uso de las marcas es importantes: el corto animado Logorama, que ocurre en una región donde todo es una logotipo; el juego para celulares LogoQuiz (y variaciones), cuya gracia es identificar los distintos logos y que hace un par de años era más famoso que CandyCrush o AngryBirds. Incluso hay un “captcha” basado en el reconocimiento de logos de grandes empresas. En mi opinión, todos ellos, parecen ser buenas ideas, no sólo para los creadores, sino también para las marcas. Es de esperar que lo vean así.

Comentarios recientes