Archivo de enero de 2013

Mecanismo de Antikythera

Rodrigo Jaque Escobar

Rodrigo Jaque Escobar, Escuela de  Ingeniería Informática Multimedia, Uniacc.

“Si no hubiera sido descubierto en 1991, nadie en el mundo hubiera podido creer de su existencia”, así empieza el vídeo sobre uno de los descubrimientos más asombrosos de nuestra era. El mecanismo de Antikythera fue descubierto en un naufragio hace ya 100 años, sin embargo no fue hasta nuestra era en que se pudo descubrir su real propósito el cual era mirar el futuro y  pronosticar con exactitud los eclipses lunares.

En unos de esos días de descanso de vacaciones tuve la oportunidad de ver el  History Channel y  maravillarme con la ingeniería de los griegos y su amplio conocimiento de astronomía. Ellos podían calcular con exactitud los ciclos lunares y de los planetas como los conocían en ese tiempo. El mecanismo en cuestión no solo pronosticaba un eclipse, sino también la hora en que ocurriría con décadas de antelación. Alguien en la antigua Grecia fue capaz de construir este mecanismo que además de ser portátil era más pequeño que una computadora actual.

¿Y porque construirían una máquina como esa hace 2000 años atrás?, por lo que se ve en el video, era porque un eclipse siempre anunciaba algo catastrófico, lo que incluso podia hacer que los súbditos llegaran a matar al rey de turn,o enceguecidos por el miedo al eclipse. Si yo hubiera sido rey de Grecia en ese tiempo, seguramente me convendría saber cuando ocurrirá uno.

Algunos creen que el mecanismo de Antikythera fue creado en Siracusa por el Matemático Arquímides. Así es que el grandioso y divino cosmos y sus movimientos fue encapsulado en una caja pequeña y perdida en el mar por una galera romana.

Les dejo el link y el video para compartir con ustedes este interesante reportaje. http://vimeo.com/46718961

 

[History] La Primera Computadora del mundo from Zeth3047 on Vimeo.

 

De libros y eBooks

Por: José Miguel Santibáñez publicado en: www.abe.cl

Uno de los momentos dolorosos, para quienes somos fervientes amantes de la lectura y constantemente compramos libros, es aquél en que nos damos cuenta que nuestro espacio físico (necesario para almacenar dichos libros) es insuficiente y hay que decretar la desvinculación de algunos de ellos.

Hace algunas semanas le ocurrió a mi colección de la enciclopedia Salvat-Monitor (de finales de los 70s) hoy superada completamente por Internet. Y esta semana le ocurrió a algunos libros “bonitos”, en particular a un ejemplar donde hay cerca de 200 fotografías aéreas, tomadas desde un “avión ultraligero” en los cielos de Perú. La decisión se tomó antes de almuerzo un día en la semana, por lo que aproveché de hojearlo descuidadamente mientras comía, pero rápidamente cautivó mi atención al contrastarlo con lo que hoy podemos encontrar en Internet, particularmente Google Maps (no incluiré los mapas del iPhone, ya que ahí no es fácil distinguir entre errores técnicos y -por ejemplo- las Líneas de Nazca).

La primera gran diferencia, surge de un fotógrafo que, con visión artística, decide que quiere mostrar y publicar. No un mero satélite sacando fotos “en el momento en que iba pasando por ahí” donde más importa que la fotografía sea actualizada (lo que hay ahora) y no las condiciones de luz que hacen destacar los hermosos colores de las salinas, juegos de luces y sombras sobre Machu Pichu (completamente diferentes a las fotografías tradicionales) o la curiosa ¿y cuidadosa? distribución de botes pesqueros en alguna playa.

La segunda diferencia, ocurre porque las fotografías están colocadas al arbitrio del editor, sin que haya descubierto el principio de ordenamiento que usó. A momentos son del sur, en la página siguiente, del norte, y salvo las agrupaciones por ciudades (por ejemplo Lima o Cuzco) no se sabe que vendrá en la página siguiente. Claro, ahí echo de menos el mapa de Google, que me ayudaría a orientarme en la -para mi, desconocida- geografía del Perú.

Y la tercera, es que es un libro grande, con cierto peso, que claramente uno no puede andar llevando por ahí, como si se puede trasladar una tablet, tal como demuestran muchos lectores de eBooks en el metro de Santiago.

¿Podría, este libro, estar en un medio digital o soportado por el mismo Google Maps? Por supuesto, y quizá exista la versión eBook, pero para muchos (y lo comentaba en la feria de anticuarios y libreros de Providencia) el acto de tomar un libro físico y hojearlo, nunca podrá ser reemplazado por un “deslizar el dedo sobre la pantalla de un tablet”. Al menos no, mientras no se invente un sistema que simule el tomar “una cantidad indeterminada de hojas (que no es lo mismo que al azar) y abrir ahí el libro”. Así como no es lo mismo ponerse a ver un gran conjunto de fotografías digitales (aún usando un proyector) que tomar un antiguo álbum de fotos familiares, donde en una o dos imágenes se plasmó un momento de la vida y en 20 páginas, una vida entera.

Incluso en el acto formal de tener que decirle adiós a un libro, porque el espacio apremia y es necesario para otros libros, nos permite recordarlos, observarlos y aprovechar para conversarlos con la familia… Y luego darle a otras personas la posibilidad de hacerlo.

Alguien me comentó una vez: ¡qué triste es que los libros mueran en un librero, sin ser compartidos o vueltos a leer! Creo que es más probable que mueran de soledad dentro de una tablet, cuando algún virus asesino obligue a reformatearla, el libro físico, siempre podrá pasar a otras manos que los vuelvan a apreciar.

La visita de Mark Waldman

Gerardo Cerda Neumann

Gerardo Cerda Neumann, Director Escuela de Ingeniería Informática Multimedia UNIACC.

El miércoles 16 de enero tuvimos la grata experiencia de compartir con el Señor Mark Waldman un experto en comunicación y neurocoaching. Admito que mis conocimientos respecto al neurocoaching eran cero y quizás por eso disfruté tanto la experiencia al no tener expectativas previas.

Estuvimos trabajando con él desde casi las 21:00 hasta pasadas las 23:00 y fue increíble como no nos dimos cuenta del paso del tiempo.

Su presentación fue muy interactiva y nos hizo trabajar a todos en parejas, además de compartir material de excelente calidad y muchos datos basados en estudios propios. De hecho su interés es apoyar a las personas a mejorar su comunicación para facilitar la realización de negocios lo más exitosos posibles. Su ámbito de trabajo lo desarrolla enla Universidadde Loyola Marymount, en California Estados Unidos.

Los invito a ver el vídeo completo en la siguiente URL:

http://goo.gl/jx8aX

¡No se van a arrepentir!

Publicando en 2013…

José Miguel Santibañezpublicado en: www.abe.cl

Unas amigas inician su tienda virtual… Su primera pregunta es cuanto tienen que saber de informática para publicar su negocio…

En realidad mucho ha cambiado en esto de publicar en Internet, tanto que es fácil quedar desactualizado (e incluso estarlo después de haber investigado a conciencia). Recuerdo el trabajo que significó, hace ya varios años, la creación de este sitio: instalación de software de servidor (apache para el Web, MySQL para la base de datos, PHP para el código intermedio) creación de un diseño gráfico adecuado (el que siempre queda mejor cuando un verdadero diseñador hace el trabajo); creación del código para sostener la actividad del sitio… Y eso es casi como hablar de una cinta de audio: aún queda gente que sabe que existió, pero casi nadie recuerda como funcionaba y, para ser aún más claro: solo interesa a los que estamos metidos en esto. Y no era el caso de mis amigas, acostumbradas a la Internet de un click…

Una de mis amigas partió pensando en un blog… Usuaria recurrente del viejo Blogspot.com (o Blogger.com) asegura que es una buena manera de partir, hasta que quedan en evidencia sus limitaciones… Otra amiga sugiere crear una página en Facebook, y al hacerlo ven que su negocio queda un tanto reducido en esa plataforma, necesitan algo mejor o más completo para todo el catálogo y la venta online; Facebook es una manera de promocionar, pero no un espacio de comercio electrónico… Una tercera idea, va de la mano con Tumblr y la opción de publicar allí mismo las fotos y comentarios de los productos, sin embargo rápidamente lo desechan, si es posible hacer una tienda virtual en Tumblr, no descubren como.

En un momento, deciden aplicarse sobre WordPress, una plataforma de publicación (CMS) que se puede instalar en un servidor propio y, gracias a algunos agregados, se puede transformar en un sitio de comercio electrónico. Los problemas empiezan con la instalación, ya que como la mayoría de los sitios auto administrables, el proceso de instalación requiere de ciertos conocimientos técnicos necesarios para mantener la seguridad del sitio. Más aún si se quiere transformar en un sitio de comercio electrónico. Como comentaba hace poco en un proyecto, claramente la instalación de un sitio Web público y con información sensible, no es un proceso para ser realizado por alguien sin conocimientos relevantes de administración de sitios Web y servidores.

A punto de cancelar su idea de emprendimiento, se toparon con www.WebNode.cl . Descrito como el sitio Web para hacer comercio electrónico “a prueba de…”, permite levantar una tienda virtual en pocos minutos. Si además se desea tener presencia internacional, con el costo habitual de registro de dominios, se puede personalizar (los ejemplos van desde diseños muy minimalistas y/o simples hasta diseños complejos).

En pocas horas, pasaron de estar en una situación de no tener sitio, a tener una tienda virtual (que con una plantilla diseñada previamente, tiene una imagen más que apropiada) y que incluso puede recibir pagos (no lo han explorado, pero se supone que acepta paypal de manera integrada). Simple rápido y sencillo.

No creo que esto signifique el fin de los desarrollos especializados para empresas, sin embargo es un buen aporte a cualquier PYME. Si alguien hiciera algo así en Chile, claro, sería mucho más interesante. Mal que mal, la idea es potenciar el comercio electrónico.

Comentarios recientes